Jordi Cruz, Borja Marrero y Pepe Rodríguez, durante la grabación del programa en Agaete

Millones de personas descubren hoy a través del televisor una alternativa turística a la clásica en Gran Canaria

Amado Moreno

Gran parte de los tres millones de espectadores de media que acredita los lunes en España el espacio televisivo Masterchef descubrirá hoy algunos de los productos y excelencias gastronómicas con denominación de origen que presentan la comarca del Noroeste grancanario y los municipios cumbreros de Artenara y Tejeda.

Cafetales y viñedos del Valle de Agaete, coronados por el pinar de Tamadaba, configuraron por unas horas el mejor decorado natural de la grabación para el emblemático programa de La 1 de TVE. Su emisión, a la que se añade su pase por el  Canal Internacional 24 Horas, coincide afortunadamente con el arranque de la liberadora fase 3 del Estado de Alarma en Canarias. Dentro del conjunto nacional esta Comunidad ha sido en lo sanitario un ejemplo de contención y aislamiento de la pandemia del coronavirus, aunque la pérdida de más de 160 vidas humanas por el camino en nuestras islas es un precio alto, se mire como se mire, pese a  ser uno de los índices más bajos de España.

Los efectos perversos de la epidemia en la economía pueden ser iguales o peores que la propia patología como ya se está constatando con las cifras de desempleo disparadas y el cero turístico de varios meses en las Islas.

En consecuencia, bienvenidas sean todas las iniciativas institucionales y privadas que ayuden a salir de la crisis. En este contexto el Turismo, como la Construcción y el sector Servicios, están llamados a actuar de locomotoras al igual que lo fueron en los momentos de mayor bonanza económica, sin menoscabo del sector Primario, que ha garantizado con las cadenas de distribución la normalidad alimentaria durante el largo confinamiento de la gente.

En este marco de situación el recurso televisivo de hoy, auspiciado por el Cabildo de Gran Canaria, se revela como un acierto en la medida que puede significar el aldabonazo de una imagen quizás inédita de Gran Canaria en el mercado nacional. Se registra en un instante que suma dos circunstancias: intento de superar una grave crisis económica, y, de otra parte, la apreciable tendencia creciente del turismo rural y de Naturaleza, que no desdeña la Cultura, en contraste con el tradicional y masivo de sol y playas, casi en exclusiva.

En sintonía con esa nueva tendencia de un segmento del turismo, motor de la economía canaria junto al resto de la afluencia, Agaete y su Valle han sido privilegiados para este relanzamiento promocional. Por fin los focos institucionales y televisivos se recrean para mostrar a la cenicienta insular, la zona Noroeste de Gran Canaria. En más de una ocasión la comarca tuvo que movilizarse y echarse a la calle, cuando no a la carretera, para denunciar la discriminación y desafecto de que era víctima sistemáticamente en materia de inversiones públicas. Sus necesidades y problemas no han desaparecido, pese a progresos notables en los ámbitos sociosanitario y de  infraestructuras. Casi un 18 por ciento de su población rebasa los 65 años, frente a una media de 44 años de edad. Apremian los avances para responder a las demandas de las familias con dependientes de la Tercera Edad. Las 162 plazas actuales repartidas entre Gáldar y Guía son insuficientes. La ampliación futura de Tarazona en La Atalaya y la opción de la antigua sede salesiana en el municipio guiense -aún no sellada del todo en sus trámites- aliviarán parcialmente la situación.

El desempleo sigue siendo una lacra, según ponían de manifiesto los datos de meses atrás. Oscila entre el 26 por ciento de Gáldar y Guía, y el 30 por ciento de Agaete. El comercio y la restauración acaparan la mayor parte de la mano de obra. Proliferan bares y restaurantes, aunque es dudoso que muchos de ellos cumplan con las exigencias de calidad que plantean los visitantes. Sin embargo, hay excepciones que honran al sector.

Curiosamente es Agaete quien lideraba hasta hace poco la renta media bruta con 21.604 euros, por delante de Guía (21.027 euros) y Gáldar (20.675 euros).

De interés para Canarias  es que hoy muchos hogares de España certifiquen a través del “Masterchef” que hay una seductora oferta paisajística y cultural de Gran Canaria en la comarca Noroeste. También en Tejeda y Artenara, coprotagonistas del mismo programa. Una oferta que es distinta a la clásica, y no menos atractiva que la del Parque Natural de Maspalomas y Playa del Inglés, con sus playas y confortables hoteles.  Para afrontar este reto de futuro en el plano turístico, el Noroeste cuenta desde ya con 553 plazas hoteleras, 135 extrahoteleras y casi dos mil viviendas vacacionales. Elocuente y alentador.

El esfuerzo presupuestario para el evento televisivo de hoy, destinando cada ayuntamiento implicado poco más de diez mil euros, y en torno a unos sesenta mil el Cabildo -según distintas fuentes-, contribuye al menos a revalorizar esta noche en hora de máxima audiencia el destino vacacional de Gran Canaria, concitando una atención nacional con los ojos de millones de personas.

 Ojalá signifique también un punto de inflexión institucional para impulsar proyectos e inversiones en el Noroeste, que compense a sus sufridores 43.678 habitantes por los muchos olvidos de que fueron objeto en el pasado. Sus urgencias socioeconómicas, agravadas por la pandemia y el estado de alarma, no pueden esperar más.

*Publicado en La Provincia el 8 de junio de 2020.

547total visits,1visits today