El “Goya de Honor” 2019 concedió una amplia entrevista a DIARIO DE LAS PALMAS en abril de 1981 cuando descansaba con su familia en Maspalomas

  • “Para conservar siempre su independencia los profesionales creativos no deben estar en nómina”
  • “Para mí la inseguridad es un motor de trabajo”
  • “La felicidad radica no en tener sino en no necesitar”

Narciso ‘Chicho’ Ibáñez Serrador, el hombre que popularizó en España el cine de terror y fantástico, fue reconocido el sábado último con el Goya de Honor en la 33 edición del premio que valora cada año el mérito de los profesonales del Séptimo Arte. Su itinerario artístico fue resaltado en la gala celebrada en Sevilla. Había recibido la estatuilla el pasado 14 de enero en Madrid, durante la fiesta tradicional de los nominados en el Teatro Real. “Siempre me he negado a ese título de maestro, porque me parecía excesivo”, afirmó entonces.

Nacido en Montevideo en 1935, se adentró en el mundo del espectáculo a mediados de los cincuenta trabajando de actor en la compañía de teatro de su madre. Años después se mostró más atraído por la dirección y la escritura que subirse a las tablas de un escenario. En España removió y modernizó la televisión con series como Mañana puede ser verdad o La historia de Saint Michel, y en especial con “Historias para no dormir” (1966).

Cultivó el género de terror en el cine con títulos como La residencia (1969) y ¿Quién puede matar a un niño? (1976), de las que fue guionista y director. El galardón honorífico le reconoce como un “un creador de pesadillas único y original” que ha abierto “el camino a toda una generación de cineastas españoles, que siempre han reconocido su influencia, y por su contribución al fantástico, el suspense y el terror”.

Ibáñez Serrador es una de las influencias más relevante admitida sin discusión por cineastas notables como Juan Antonio Bayona, Rodrigo Cortés, Alejandro Amenábar, Álex de la Iglesia, Jaume Balagueró, Enrique Urbizu o Paco Plaza.

El creador del mítico concurso ‘Un, dos, tres’ ha visto recompensada su carrera profesional con el Premio Nacional de Televisión en 2010, el Premio Maestro del Fantástico del Festival Nocturna, el Premio Ondas al Mejor Programa por ‘Hablemos de sexo’, Antena de Oro, Premio Iris y Premio Feroz de Honor, entre otros galardones, a los que ahora se suma el Goya de Honor 2019.

Ha sido “justo y necesario el homenaje de poderosos directores españoles, que han frecuentado el cine fantástico y de terror, a Chicho Ibáñez Serrador, el hombre que sabía demasiado. No he revisado desde su estreno La residencia ni ¿Quién quiere matar a un niño?, pero recuerdo el miedo y la inquietud que me provocaron cuando era joven. Todo en este señor llevaba el sello de la inteligencia. Y sabía crear espectáculo”, acaba de escribir Carlos Boyero en el periódico “El País”.

Es oportuno recordar hoy que coincidiendo con uno de los descansos con su familia en el hotel Palm Beach de Maspalomas (Gran Canaria) en abril de 1981, Chicho Ibáñez Serrador nos concedió una amplia entrevista para DIARIO DE LAS PALMAS que el vespertino grancanario llevó a su portada el 21 de abril, incluyendo una foto del famoso director con su pequeño hijo.

“El terror es lo que más me gusta”, dijo entonces con rotundidad en cuanto a su preferencia de género cinematográfico. En alusión a su éxito con “Un, dos, tres” en España, que luego trasladó al Reino Unido, matizó que “siempre he defendido en TV lo popular, pero nunca lo populachero”. Juzgó que TVE estaba muy enferma desde hace muchos años: “Se ha ido agravando no por los hombres, sino por sus estructuras y por su hiperburocratización”. Opinaba que el único “antibiótico” para curar a este enfermo serían las cadenas privadas, “provocando una reacción como la que en su día hubo entre la BB y la ITV británicas (…) Nuestra TV tiene que ser buena o mala, pero primero española”, añadió.

Para conservar mejor la independencia, desaconsejaba la inscripción en nómina de los profesionales creativos. “Para mi la inseguridad es un motor de trabajo”, puntualizó. Y como reflexión personal dejó dicho en la misma charla que “la felicidad radica no en tener, sino en no necesitar”.


Días después de publicada la exhaustiva entrevista en DIARIO DE LAS PALMAS, Narciso “Chicho” Ibáñez Serrador tuvo el detalle de remitir una carta de puño y letra a su entrevistador agradeciendo la presentación y tratamiento de la conversación periodística, haciendo hincapié en el respeto a la fidelidad de sus respuestas.

DESCARGAR EJEMPAR ORIGINAL DEL DIARO DE LAS PALMAS

Publicado el 21 de abril de 1981

417total visits,1visits today